MENU

Dinero. Su falta puede ser vergüenza para algunos

El IRPF subirá la deducción por cargas familiares e...

12 agosto, 2014 Comentarios (0) Vistas: 949 Economía, Educación Financiera, Temas de actualidad

Las mejores tarjetas bancarias para todos los usos

Antes de elegir una tarjeta de crédito o de débito es necesario analizar todos sus costes: descuentos, gastos o comisiones por disposición de efectivo en cajeros.

Las mejores tarjetas bancarias para todos los usos

Hace menos de un mes, el Banco de España publicaba las estadísticas de tarjetas bancarias del año 2013 con unos resultados más que interesantes e incluso sorprendentes. Por un lado las tarjetas de crédito en un sprint sin precedente en los últimos años vieron crecer su parque en más de 2,5 millones de nuevos plásticos en tan sólo 6 meses. Si a cierre del segundo trimestre del 2013 había 40,65 millones de tarjetas en el mercado a cierre de año esta cifra se había disparado hasta los 43,26 millones, quedándose muy cerca de los 44,82 que alcanzó como cifra récord en el año 2008. Las tarjetas de crédito rompen la tendencia de los últimos años y vuelven a subir en su número, pero esto no sucede con las tarjetas de débito que vio reducir en 1 millón de plásticos su parque en 2013 hasta alcanzar los 26,48 millones, muy lejos de su máximo histórico que se alcanzó una década antes, en 2004, con 32,76 millones.

El análisis de estos números generan conclusiones interesantes. Por un lado, las tarjetas de crédito siguen ganando cuota en su uso como instrumento de pago de compras frente a las tarjetas de débito y en segundo lugar se ha abierto la concesión de tarjetas, especialmente las que podemos contratar “sin cambiar de banco”, lo que hace que cada usuario suela tener tan sólo una tarjeta de débito pero dos o tres de crédito y de entidades distintas. Pero, ¿se hace una buena elección de las tarjetas que escogemos? Reclamos comerciales, hay muchos, y en numerosas ocasiones no analizamos la tarjeta desde un punto de vista global teniendo en cuenta que hay considerar todos sus costes: comisiones e intereses y la vigencia de sus ventajas: gratuidad, descuentos o disposición de efectivo en cajeros. Tarjetas de débito Como hemos visto las tarjetas de débito disminuyen a la vez que lo hace una importante magnitud relacionada con este tipo de plásticos, los cajeros. Al igual que las tarjetas de crédito alcanzó su número máximo en 2008, antes del estallido de la crisis, con 61.714 cajeros cayendo año tras año hasta cerrar el 2013 con 52.221 cajeros. ¿Qué significa en la práctica tener 9.500 cajeros menos? Un problema para el consumidor que puede conllevar a un mayor coste, ya que, a diferencia de otros países como el Reino Unido, donde en casi todas las ocasiones, un ciudadano puede sacar dinero de un banco distinto al suyo sin coste, en España, la mayoría de los clientes si van a un cajero ajeno, de su red o distinta, tiene que pagar unas comisiones, que para nada son bajas. Si vamos al extranjero, el coste se multiplica, la cifra más común con la que podemos encontrarnos es un 4% sobre el total dispuesto con un mínimo de 2,40 euros.

Por todo ello, lo más importante que debemos fijarnos en una tarjeta de crédito es que sean gratuitas en su emisión y renovación, pero también en sacar dinero gratuitamente en el mayor número de cajeros posibles. El máximo ejemplo lo encontramos en las tarjetas de débito gratis que extienden la disposición de efectivo sin coste a todos los cajeros de España y del extranjero.

La tarjeta de débito de EVO Banco, asociada a la cuenta inteligente, es gratuita y permite sacar dinero en todos los cajeros del mundo. Igual ocurre con la tarjeta débito Citigold de Citibank también sin gastos ni comisiones de emisión y renovación, también es gratis sacar dinero de cualquier cajero del mundo, salvo en aquellas entidades de países fuera de la zona euro que apliquen una comisión por cambio de divisa. Por último, la visa electron de Banco Mediolanum es gratuita para todos los clientes de la Cuenta Única y Freedom y tiene un coste de 9 euros anuales para los que tengan la Cuenta Cero. La disposición de efectivo a débito es gratis también en todos los cajeros del mundo, siempre que estén identificados con la marca VISA o VISA Electron.

Tarjetas de crédito

En las tarjetas de crédito, centradas en el pago de compras de productos y servicios, la prioridad es distinta, también que sean gratis en su emisión y renovación, pero también descuentos atractivos para las compras y el tipo de interés más bajo, por si queremos financiar alguna operación y el mayor límite de crédito posible.

La mayor flexibilidad, están en las tarjetas que podemos contratar sin cambiar de banco. La tarjeta de crédito Citi Oro de Citibank, gratuita, ofrece como principales ventajas un límite de crédito muy alto, hasta 10.000 euros, y descuentos en miles de establecimientos así como seguros gratuitos de accidentes, asistencia en viaje y protección de compras. Pero su tipo de interés es muy elevado, un 27,24% de interés TAE. La Visa Barclaycard también puede contratarse sin cambiar de banco. Una de sus ventajas fundamentales es que ofrece un 1% de devolución permanente en todos los establecimientos, sin límite. Su TAE es algo inferior, del 26,70%, con un primer año de cuota gratuita y los siguientes periodos siempre que gastemos más de 1.500 euros al año.La Visa Oro de Obsidiana apuesta por los descuentos a la hora de realizar la compra pero con letra pequeña, ya que estos, del 5% el primer año y del 3% a partir de ese momento, se aplican sólo a las compras que aplazamos, es decir que financiamos y pagamos un tipo de interés. Eso sí, este es mas bajo que las dos tarjetas anteriores, un 21,84% TAE para compras.

Antonio Gallardo, iAhorro.com

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: