MENU

6 pasos para hacer dinero con Instagram

5 tips para ser una persona mañanera

14 Noviembre, 2015 Comentarios (0) Vistas: 939 Marca Personal, Marketing On Line, Negocios, redes sociales, Temas de actualidad

Pasos para elegir tema de un blog

¿A quién no le pasó alguna vez no saber qué escribir? A veces tenemos una idea pero no sabemos cómo empezar. Otras, solo una tarea encargada o muchas ganas de hacerlo. El famoso “bloqueo del escritor” es algo común entre todos los que trabajamos con las letras y no hay que sentirse mal por ello. Si nos encerramos en que no podemos superarlo, solo vamos a conseguir perder tiempo y entonces una peor calidad en el resultado final. Como cada persona es diferente, es importante encontrar la fórmula que a cada uno le funcione. Aquí algunos consejos que pueden ser útiles para empezar.

blogspot-vs-wordpress1-jpgw480h2412

Ver: ¿Cómo utilizar un blog para una empresa?

Definir el propósito

Tenemos que tener en claro por qué y para qué vamos a escribir. Antes de empezar, debemos pensar las respuestas a las siguientes preguntas: ¿Voy a escribir porque tengo ganas o es una tarea que me asignaron? ¿Es un reportaje, una noticia o un cuento? ¿A quién está dirigido? ¿Cuál es el objetivo final de mi trabajo?

Tormenta de ideas

La clave está en observar el mundo que nos rodea. Las escenas de la vida cotidiana, las personas con las que interactuamos, los diarios y los libros son una buena fuente de inspiración. Cada imagen, palabra o concepto puede terminar siendo una gran idea, por eso es recomendable anotar todo en una libreta (o notas del celular) que podamos tener siempre a mano. Una vez que tenemos una lista con varias opciones, hay que empezar a descartar. Naturalmente nos van a interesar unos temas más que otros pero, volviendo al primer punto, no todos se podrán adecuar a nuestro propósito. Hay que hacerles preguntas a esas ideas para ver cuánto rinde cada una, sopesando pros y contras. Así pasamos al siguiente paso.

Blog

Ver: ¿Cómo genero ingresos desde mi blog?

Investigar

Tanto si ya sabíamos sobre qué escribir, o si después de haber hecho una lista seguimos teniendo dudas, ahora lo necesario es investigar a fondo. Tenemos que dominar el tema sobre el cuál vamos a hablar y eso solo se consigue con una búsqueda exhaustiva de información sobre el mismo. Sabremos que tenemos todo lo que necesitamos cuando se empiecen a repetir los contenidos encontrados. Esta etapa es muy importante porque nos da seguridad a la hora de empezar a escribir. El problema no es el mismo si se trata de encontrar inspiración para seleccionar y ordenar toda la información que tenemos, que si surge ante la duda de cómo llenar los espacios de lo que nos falta.

Comenzar a escribir

Uno de los momentos más difíciles es sentarse delante de una hoja en blanco. Debemos definir, si no lo tenemos, el enfoque que le vamos a dar a nuestro tema y tenerlo siempre presente ya que va a ser nuestro guía. El primer párrafo es de suma importancia en un texto porque es cuando el lector decide si le interesa y seguirá leyendo o no. El único remedio para la incertidumbre de cómo comenzar es escribir algo, lo que sea. No hay nada que nos prohíba darle rienda suelta a nuestra imaginación y creatividad, siempre que tengamos en cuenta las reglas básicas de la narración.

blog-writing

Ver: ¿Con qué frecuencia debo publicar en mi blog?

Organización

Hablamos de tiempo y estructura. Para optimizar el primero resulta útil establecer un momento para la elaboración del texto y otro para su supervisión. Siguiendo la misma línea, también lo será dividir por partes nuestro proceso de escritura. Tenemos siempre un inicio, un desarrollo y un final. Realizar un esquema con todos los puntos que debemos incluir nos ayudará a estructurar la información y agilizar el trabajo. Así podremos inspirarnos en una cosa a la vez y no perder la concentración tratando de abarcar todo. Trabajar en un borrador también nos permitirá darnos cuenta si tenemos que cambiar o dejar afuera cosas que antes pensábamos que nos servirían. No hay que tenerle miedo a la reescritura. Lo bueno de esta herramienta de comunicación es que nos da la posibilidad de corregir errores todas las veces que sean necesarias.

Recordar: a cada uno nos inspiran diferentes cosas y, aunque existan maneras de incentivarlo, el proceso creativo siempre es personal y dependerá de la voluntad, el trabajo y la capacidad de cada uno.

Etiquetas:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: