MENU

Hacienda pondrá límites más estrictos a las aportaciones para...

Deuda Buena Vs Deuda Mala

12 agosto, 2014 Comentarios (0) Vistas: 1124 Economía, Educación Financiera, Negocios, Temas de actualidad

El sobre endeudamiento es una realidad que debemos enfrentar con educación

Durante los últimos 25 años nuestro país ha experimentado cambios estructurales en materia económica. La apertura, globalización y crecimiento sostenido de nuestra economía y el aumento de casi tres puntos del PIB per cápita, han significado un mejoramiento de la calidad de vida y un explosivo crecimiento del consumo de las familias . Un factor relevante en este proceso lo constituye el fuerte incremento en la oferta crediticia. Así, mientras en 1990 las tarjetas bancarias y comerciales no superaban los 3 millones, hoy ya superan los 22,5 millones de unidades.

Hay quienes sostienen que el crédito permite hacer presente un sueño futuro que se materializa a través de la adquisición y tenencia en el presente de un bien cuyo pago derivamos para “más adelante”.

Si se trata de un sueño o una pesadilla no dependerá del instrumento, sino de la correcta evaluación y decisión del potencial deudor, quien antes de contraer una deuda deberá evaluar adecuadamente su necesidad y real posibilidad de pago.

 

Una mala decisión de endeudamiento se traduce en angustias, privaciones, presiones y en ocasiones en embargos y procedimientos de ejecución patrimonial. Como si fuera poco, se agrega una segunda sanción de carácter perpetua: la publicación en registros comerciales. El sistema de informaciones comerciales en Chile solo registra los comportamientos negativos y nada dice del historial de buenos pagos del deudor, con lo que junto con estigmatizar a quien por alguna circunstancia ajena a su voluntad (cesantía, enfermedad o accidente) retrasa un pago, lo mantiene publicado sin límite de tiempo y aun cuando sus condiciones objetivas de pago se hayan recuperado totalmente.

Así las cosas, una deuda mal contraída puede aparejar un descalabro en la economía personal y familiar, por lo cual resulta fundamental incorporar dentro de la política pública la educación financiera a personas, trabajadores y familias. Explicar en fácil la elaboración de sistemas de registro de ingresos, planificación de gastos, construcción de saldos y posibilidades de ahorro, inversión, endeudamiento o gasto. Enseñar a pagar bien para evitar errores y aprender a vivir con la realidad del ingreso y no de la deuda o del crédito.

Sin duda con ello aportaremos a la salud financiera de las familias chilenas y disminuiremos el nivel de angustia al que se encuentran sometidos quienes viven de la “bicicleta” o “gimnasia comercial”.

La política no puede reducirse a una mera gestión o administración, menos aun circunscribirse a luchas de poder. La buena política implica liderazgo y pedagogía, implica hacerse cargo de las realidades sociales y aportar para superar aquello que nos afecta.

El sobreendeudamiento es una realidad que debemos enfrentar con educación y también con mejor regulación. Así evitaremos que el “sueño” del bien adquirido con el crédito se transforme en una “pesadilla” de angustias por no poder pagarlo.

Fuente

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: