MENU

Inicia tu negocio sin miedo

6 Tips para administrar mejor tu dinero

12 Agosto, 2014 Comentarios (0) Vistas: 603 Economía, Educación Financiera, Marca Personal

3 Rituales Que Sabotean tu Riqueza, por Joselyn Quintero

Muchas veces te preguntas ¿Cómo es posible que trabaje tanto y gane tan poco? ¿Cómo es posible que no tenga tiempo para vivir pero tampoco tenga nada?. Tal vez sea que estás tan distraído haciendo, que no tienes ni idea de qué estás haciendo.

La mente es una lámpara mágica cuyo trabajo es como el de los faros: iluminar el camino para ver aquello que queremos traer a nuestro terreno. El gran problema es que utilizamos la mente como un basurero, llenándolo de ideas negativas, noticias fatales y entrenándolo en el arte de crear excusas tontas para que NO vea eso que tanto deseo… Irónico, no?

Entre los tantos entrenamientos que le damos a la mente, está el que realizamos cuando nos estamos relacionando con el dinero, o con cualquier actividad que implique dinero. He aquí 3 rituales comunes que entrenan a tu mente para evadir el dinero:

 

1. Evitar agacharse a recoger monedas de poca denominación

Supongamos que vas por la calle pensando en las deudas que debes pagar, y de repente ves que algo brilla en el piso. Te acercas, y notas que es una moneda de la más baja denominación. Dices: “Ah, no es nada” y sigues. De repente volteas, y ves a alguien agacharse para tomar la moneda. ¿Qué piensas de esa persona?

La abundancia se presenta en las cosas más simples del día a día, pero nuestro comportamiento y nuestras creencias son las que nos hacen rechazar lo que minutos antes habíamos pedido. Si no eres capaz de tomar una moneda pequeña, vas a vivir al margen de las grandes oportunidades que la vida te ofrece.

La próxima vez, toma la moneda, sonríe y repite: “Soy un imán de dinero y la riqueza se manifiesta a cada paso que doy”.

2. Evadir el pago de impuestos sobre la Renta

Para quienes no lo tienen muy claro, el pago del impuesto sobre la renta es el dinero que pagas al gobierno por la riqueza que tú generaste durante un año. Si lo ves más a fondo, el pago de impuesto es un reflejo de tu riqueza. La riqueza se manifiesta en tu vida cada vez que pagas impuestos, y la mayor evidencia está en que los países más ricos del mundo, poseen también las tasas de impuestos más altas.

Cada vez que evades pagar impuestos, le estás diciendo NO a tu riqueza. Algo muy diferente, y que debes aprender a diferenciar, es la Planificación Fiscal de la Evasión Fiscal. La Planificación Fiscal es la manera ética, legal e inteligente de pagar la cantidad de impuestos justa, mientras que la evasión fiscal es la negación de tus propios ingresos ante otros.

Ahora, cuando vayas a realizar tu próxima declaración de Impuestos, sonríe y repite: “Asumo la responsabilidad de la riqueza que produzco y me sincero con mi propio dinero”.

3.  “Yo no sirvo para los números”

Esta es la frase condenatoria para todo el que definitivamente escoge vivir en la miseria. Saber sumar y restar es lo único que debes saber para poder generar riqueza, muy a pesar de las fórmulas complejas que enseñan en las escuelas de negocios. Dedicar un día del mes a organizar tus cuentas y definir en qué vas a utilizar el dinero que vas a recibir, es crear consciencia de riqueza.

Cuando tuve mi primer sueldo, a los 16 años, comencé a llevar conmigo una pequeña libreta donde iba anotando las cosas por pagar. Mucho antes de que recibiera mi salario, ya sabía qué iba a pagar y cuánto dinero me sobraba. Si veía que tenía más gastos que sueldo, frenaba mis consumos o negociaba con quien tuviera las deudas, pagando sólo una parte y comprometiéndome a pagar el resto el mes siguiente. Era solamente sumas y restas, hasta que lo sustituí por la calculadora.

Si hay algo que tu mente hace sin pedirte permiso, es aprender Así que de ahora en adelante, vas a repetir: “me abro a conocer mejores formas de manejar mi dinero porque soy el dueño de mi riqueza”.

 

Ahora que ya sabes cómo las acciones más simples abren o cierran tu mente para identificar la riqueza en lo inesperado, es hora de observar con cautela tus rutinas de dinero: lo que dices a otros, lo que te dices a ti mismo, y lo que escuchas de otros que asumes como verdad. Siéntete en libertad de contar tus patrones “saboteadores” y tal vez descubras que no sólo te pasa a ti.

 

Gracias por Existir, y por ser parte de nuestra riqueza Joselyn Quintero

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: